La victoria del oficialismo en las elecciones legislativas de octubre consolida políticamente al Gobierno. Se espera que estos resultados impulsen el avance de la reforma fiscal, que busca reducir la presión impositiva y aumentar con ello la competitividad del país; y la reforma laboral, que tratará de reducir el costo laboral que asumen los empleadores.

En el plano económico, los indicadores muestran variaciones positivas en términos interanuales, lo que indica que la economía ha entrado en una etapa de expansión, aunque todavía se sitúa en niveles moderados.

Por sectores la mejora es generalizada, destacando el crecimiento de la construcción, que empieza a mostrar signos de recuperación, impulsado en gran medida por el gasto del sector público en infraestructura.