La gestión del nuevo gobierno ha estado centrada en la normalización del mercado cambiario, la resolución del conflicto con los holdouts, y la búsqueda del equilibrio fiscal por medio de un plan de reducción del gasto público.
Se espera que este conjunto de reformas en el plano macroeconómico tengan a futuro un efecto positivo, aunque no inmediato, sobre la evolución de la economía. Sin duda, el establecimiento de políticas económicas claras, que buscan un entorno económico más saludable, han generado expectativas sobre la recuperación de la inversión extranjera, lo que también podría contribuir al retorno del crecimiento económico.

El mercado de oficinas continúa con su marcada tendencia positiva. La demanda prácticamente ha igualado por primera vez en años a la oferta de nueva superficie clase A, confirmando su preferencia por productos de calidad estratégicamente localizados.
La sostenida demanda por la superficie Premium continua presionando a la baja el índice de vacancia, que este trimestre se situó en 5,8%, convalidando la tendencia ascendente de los precios de alquiler, y duplicando en los primeros 9 meses del año la absorción neta acumulada respecto del mismo período del año anterior, alcanzando los 65.300 m2.