Los indicadores económicos muestran una relativa calma en un contexto económico y político que permanece expectante al resultado de las futuras elecciones presidenciales. Esto se refleja en las cifras oficiales del INDEC que muestran un leve crecimiento del 0,5% en la actividad económica, durante el segundo trimestre del año y respecto del trimestre anterior.
Por su parte, el gobierno continúa sin resolver el conflicto con los holdouts, lo que dificulta el acceso al mercado de crédito internacional. Frente a este escenario, el estado financia su déficit fiscal con la emisión de bonos a altas tasas de interés, estrategia que a corto plazo permite mejorar los niveles de reserva del Banco Central.
El mercado de oficinas presenta una vacancia con tendencia a la baja, motivada por la progresiva ocupación de edificios de nueva construcción que llevaban varios meses vacíos. La sostenida demanda en algunos submercados continúa impulsado al alza el precio de alquiler, dejado una revalorización de algunas zonas. El corredor 9 de Julio, Puerto Madero y Libertador GBA fueron los submercados con mayor dinamismo durante el último mes, ocupando prácticamente la totalidad de la superficie disponible.