Durante el primer semestre del año el gobierno ha centrado su esfuerzo en implementar el plan de reducción del déficit fiscal, lo que se ha traducido en un estancamiento generalizado de la economía. El incremento de las tarifas de los servicios públicos, como parte del mismo, ha reducido el ingreso disponible de los hogares, que ya se encontraba deteriorado por el contexto inflacionario, ocasionando un descenso en el consumo interno.

Durante el primer trimestre de 2016 el PBI registró un leve crecimiento del 0,5% (INDEC), con esta información las consultoras privadas han corregido a la baja las previsiones de crecimiento para lo que resta del año. Sin embargo, se espera que tras las políticas implementadas por el gobierno durante el año, la economía se encamine hacia el crecimiento en 2017, en un contexto económico más saludable.

En un contexto de escasa disponibilidad de superficie clase A, la demanda se ha inclinado hacia la oferta de edificios en construcción, siendo en algunas zona la única opción.
Asimismo, la preferencia de la demanda por productos de calidad, con características edilicias y técnicas de mayor eficiencia, convalida la tendencia ascendente de los precios de renta, especialmente en la zona CBD.