Los mayores desafíos del gobierno para este año serán conseguir la desaceleración de la inflación y la recuperación del salario real, para dar impulso al consumo interno y recomponer la actividad económica.
Al cierre de 2016 los indicadores económicos mostraron caídas generalizadas. El PBI registró un descenso del 2,1% respecto del último trimestre de 2015, reflejando el deterioro de la actividad económica. Si bien los indicadores económicos anuales se mantienen en terreno negativo, destacan las mediciones del último trimestre de 2016, que muestran un ligero crecimiento (+0,5%) respecto del trimestre anterior.

El mercado de oficinas se mantiene activo y continúa mostrando indicadores saludables, a pesar de el complejo contexto económico actual.
La demanda de superficie Premium mantiene desde hace un año una absorción neta positiva, mientras la vacancia continúa a la baja presionando los precios de renta al alza, y dejando un escaso margen de negociación. Sin bien los indicadores son positivos, se observa un mercado extremamente subofertadoque necesitará crecer a corto plazo, para poder abastecer la demanda de edificios Premium. A pesar de que este escenario es atractivo para los desarrolladores, por las buenas expectativas de ocupación de nuevos proyectos, estos continúan expectantes a la espera de un contexto económico más certero, dosificando el inicio de nuevos proyectos.