La expectativa generada por el año electoral está afectando el panorama económico del país. La incertidumbre generada por el posible cambio de ciclo político, en las elecciones de presidenciales de octubre, está originando cierta quietud en la actividad económica, dejando un menor crecimiento de la economía. Como resultado, los datos oficiales del INDEC, muestran que en 2014 el PBI cerró con un débil incremento anual del 0,5%. Este panorama económico, dominado por la incertidumbre está demorando los planes de expansión de las empresas.
En el último trimestre de 2013 los precios de alquiler iniciaron una tendencia descendente que se ha mantenido hasta el cierre de 2014, dejando un retroceso acumulado del 5,3% en las rentas. Esta tendencia parece haberse revertido durante el inicio de 2015, ya que los datos relevados muestran un crecimiento del 3,3% respecto del cierre de 2014, y en los submercados Catalinas-Retiro y el corredor 9 de Julio.

Si bien sería aventurarse demasiado esperar el inicio de una tendencia positiva, podemos inferir que el descenso de precios podría haber tocado piso.