El complejo contexto económico actual, marcado por el proceso inflacionario, la incertidumbre respecto del valor futuro de la moneda local frente al Dólar, y la futura resolución del caso de los Holdouts; está condicionando el rumbo económico que podría tomar el país.
Estos acontecimientos empiezan a tener impacto sobre el panorama económico, que ya muestra un estancamiento de la actividad. Las mediciones oficiales del PBI registran un débil crecimiento de la economía durante los primeros seis meses del año, contabilizando un incremento del 0,1%, respecto de 2013.
Dentro de un panorama con gran incertidumbre, las empresas cuentan con pocas señales claras para planificar su actividad a largo plazo.

Frente a un contexto económico poco alentador, el mercado continúa presentando cierta estabilidad. Los precios de alquiler se han mantenido estables registrando un ligero incremento del 1,4%. Esto indicaría que la demanda continúa mostrando la fortaleza suficiente como para mantener los valores de alquiler.
Sin embargo, la tasa de vacancia se ha incrementado hasta el 10,7%, como resultado de la incorporación de 20.700 m2. Esta reducida cantidad de metros ha desplazado la vacancia hacia arriba en 3,7 puntos porcentuales, reflejando la pequeña dimensión del mercado.