En 2016 los indicadores de actividad industrial mostraron caídas generalizadas en la mayoría de los rubros del sector industrial. La contracción de la actividad económica es reflejo del deterioro del salario real, afectado por la elevada inflación, el aumento de los servicios públicos y ajustes de sueldos por paritarias que han quedado por debajo de la tasa de inflación anual esperada para 2016 (40%).

A pesara del complejo contexto económico, el mercado continúa mostrando indicadores saludables y el inicio de cierta reactivación.
La superficie en construcción aumentó durante el segundo semestre de 2016 por lo que varios desarrollos ingresarán al mercado en un futuro cercano, al tiempo que otros proyectos en carpeta, están siendo revisados para iniciar su construcción en el corto plazo. La producción de nueva superficie Premium fue récord en 2016, superando en un 44% al promedio de los últimos cinco años.