La expectativa generada por el año electoral está teniendo impacto sobre el desenvolvimiento económico del país. Los datos oficiales del INDEC, muestran que en 2014 el PBI cerró con un débil incremento anual del 0,5%.
Los índices de actividad industrial muestran síntomas poco saludables. El estimador mensual Industrial (EMI) acumula un descenso del 2% durante los primeros tres meses del año, y respecto del mismo trimestre del año anterior.

A pesar del panorama económico poco alentador y de la gran incógnita que presenta el futuro político del país, el mercado inmobiliario de inmuebles logísticos continúa presentando indicadores positivos. Los precios de alquiler han continuado su tendencia positiva en todos los submercados, a excepción del corredor ruta 9 y la zona Sur del GBA.
A pesar de que la demanda, continúa retraída como resultado de la quietud que muestran las empresas frente a un panorama con gran incertidumbre; el cierre de varias operaciones de alquiler durante el primer trimestre del año, dejaron una caída en el índice de vacancia.