El rumbo económico del país continúa afectado por la incertidumbre que genera la evolución futura de la inflación y la cotización de la moneda argentina respecto del Dólar.
Como resultado de la depreciación de la moneda argentina durante los últimos meses, y las elevadas tasas de interés impuestas por el Banco Central; el consumo interno se ha desacelerado, poniendo en riesgo el principal sostén de la actividad económica durante los últimos años.

El mercado continúa presentando indicadores saludables y estables. Durante el primer trimestre de 2014 la tasa de vacancia se ha incrementado hasta el 6,9%, como resultado de la incorporación al mercado de 53.450 m2 que acumulaba retrasos en su finalización.
Sin embargo, el índice de vacancia permanece relativamente bajo, lo que confirma la creciente tendencia hacia la construcción build to suit en el mercado, facilitando la incorporación de superficie pre-alquilada.